Marrakech, donde las apariencias engañan

Os contamos nuestro reciente viaje a Marrakech, una escapada perfecta para dos o tres días a Marruecos


Publicado 10-03-2016



Marrakech es uno de los destinos típicos para hacer una escapada de dos o tres días por su cercanía y porque te permite hacer un viaje barato. Además esta época del año es ideal para viajar allí, puedes hacer una desconexión en el largo período entre la navidad y el verano sin los elevados precios de Semana Santa.

Varios de nuestros conocidos y clientes ya lo han visitado y las sensaciones tras su vuelta fueron buenas, así que no nos quedaba más remedio que conocerlo por nosotros mismos.

Marrakech está situada en el sur de Marruecos, junto a las imponentes montañas del Atlas. Es la cuarta ciudad del país aunque, turísticamente hablando, es la primera. Su fundación data del año 1062 por los almorávides y fue la capital del Imperio Islámico.

Los alojamientos típicos de Marruecos son los riads, antiguas casas señoriales reconvertidas en hospedaje con alrededor de seis habitaciones en torno a un patio árabe. Son lugares muy tranquilos, donde generalmente te tratan con mucha amabilidad y el descanso está prácticamente asegurado.

Una vez llegas a Marrakech tienes que saber que el lugar principal es la plaza Jemaa el Fna, en plena medina y junto a la Mezquita Koutoubia. Esta plaza nunca duerme; de día puedes encontrar puestos de zumos, encantadores de serpientes, vendedores de todo tipo; y de noche puestos de comida, bailarines, acróbatas, videntes,… La música nunca para y es muy aconsejable no perder su referencia cuando te adentres por las laberínticas calles y zocos que la rodean.

Tumbas saadíes - MarrakechMarrakech destaca también por sus numerosos monumentos. Para todos hay que pagar una entrada, de 1 o 2 euros aproximadamente. Nosotros comenzamos por las Tumbas Saadíes, un mausoleo real ricamente decorado muy cercano a la Puerta de Babagnaou, en la muralla.

Tras la primera visita comenzamos el paseo por las calles de la medina, el barrio antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad. A medida que caminábamos nos íbamos dando cuenta de lo perdidos que estábamos y de lo poco que servía el mapa, ya que no representa en absoluto la realidad de las calles. Orientarse es muy difícil, terminas perdiendo la orientación y comienzas a desesperarte, hasta que encuentras alguna referencia que te hace volver a situarte. 

Museo de MarrakechA lo largo del día la sensación de perdernos y encontrarnos fue continua, llegando a rozar el enfado, la frustración y las ganas de irnos para no volver. Fue entonces cuando nos propusimos encontrar la Madraza de Ben Youssef y el Museo de Marrakech, y lo conseguimos, no sin antes perdernos nuevamente. Éstos, son dos de los edificios más emblemáticos de la ciudad, la antigua residencia de los estudiantes del Corán (del siglo XIV) y un palacio del siglo XIX, ambos casi contiguos.

Al salir nos hablaron del barrio de los curtidores. Son unas tenerías en las que trabajan los bereberes dos días por semana, cuando bajan de las montañas del Atlas, su lugar de residencia. Llegar allí no es nada fácil, se ubican en el norte de la medina y para encontrarlo hay que pasar por lugares sin turistas y de apariencia peligrosa. Una vez allí, conocimos de primera mano el duro proceso de trabajo de la piel y el cuero. Hemos de reconocer que no es nada agradable, nada más llegar te dan un ramo de hojas de menta para que puedas respirar, ya que el olor es nauseabundo. La piel se somete a un proceso químico por el que cada pieza pasa varios días sumergida en diversos fluidos (excrementos de paloma entre otros) para conseguir el acabado con el que se fabrican prendas de vestir y otros enseres.

Tras el agotador paseo decidimos descansar y cenar. Elegimos un restaurante típico en el que por unos 30 euros cenamos abundante comida marroquí y disfrutamos del espectáculo de una bailarina con una bandeja con candelabros y teteras en la cabeza y de otra haciendo la tradicional danza del vientre. El equivalente a la cena en un tablao flamenco de Madrid lleno de guiris.

Palacio de la Bahía - MarrakechEl día y medio que nos quedaba de viaje nos lo tomamos con mucha más calma. Nos quedaba por visitar el Palacio de la Bahía y el Palacio El Badi, muestras de la majestuosidad con la que los antiguos mandatarios levantaban edificaciones.

Capítulo aparte merecen los zocos. Marrakech es un mercadillo gigante, a lo largo de sus calles hay puestos de venta de todo tipo. En los más cercanos a la plaza abundan las imitaciones de camisetas de fútbol, gafas de sol o relojes; pero a medida que te adentras por ellos encuentras auténticas maravillas: cuero, babuchas, artesanía, forja, fruta, especias o encurtidos.

Hay zocos en los que puedes encontrar desde un puesto de comida humeante junto a una tienda de ropa, o una carnicería junto a una tienda de decoración de madera, hasta zocos dedicados a un único producto, como el zoco del cuero, el zoco de las especias o el zoco de la artesanía. Y no olvides regatear antes de comprar.

Zocos de MarrakechCon el paso del tiempo vas descubriendo que Marrakech merece la pena y tiene mucho encanto, a pesar de las penurias que ya hemos descrito. Las calles, especialmente de noche, dan sensación de inseguras, pero no tuvimos ningún problema. Las motocicletas son uno de los medios de transporte más habitual de los foráneos y tampoco tienen ningún reparo en circular por esas estrechas calles lo más rápido posible. Vete preparado para respirar mucho humo y llevarte algún que otro susto.

Por último, destacar que los marroquíes respetan a los turistas, pero hay que estar en todo momento atento. Es muy frecuente que los niños se ofrezcan a guiarte, esperando propinas a cambio, y no conformándose solo con unas monedas; o que los propios adultos te indiquen mal cómo llegar a cualquier sitio para después acompañarte por otro módico precio.

Esos momentos negativos son fáciles de olvidar parando a tomar un té con menta en un café o disfrutando de una rica comida típica. Nuestra recomendación es comenzar por una ensalada marroquí para seguir con un cous-cous con verduras y carne, un tajín de pollo o kefta (carne picada) o una pastela y acabar con unas pastas de postre.

Como conclusión, viajar a Marrakech es una experiencia como pocas, hay unas diferencias culturales y de vida abismales, pero es una visita obligatoria.

Sigue el tablero Marrakech de Planeta Viajero en Pinterest.<script type="text/javascript" async src="//assets.pinterest.com/js/pinit.js"></script>



Comentarios sobre :
Marrakech, donde las apariencias engañan

Buscar en el blog

Lista de nuestros viajes por destinos

  • Viaje a Alemania
  • Viaje a Argentina
  • Viaje a Australia
  • Viaje a Austria
  • Viaje a Bélgica
  • Viaje a Belice
  • Viaje a Bhutan
  • Viaje a Birmania
  • Viaje a Bolivia
  • Viaje a Bosnia
  • Viaje a Botsuana
  • Viaje a Brasil
  • Viaje a Bulgaria
  • Viaje a Cabo Verde
  • Viaje a Camboya
  • Viaje a Canadá
  • Viaje a Chile
  • Viaje a China
  • Viaje a Colombia
  • Viaje a Costa Rica
  • Viaje a Croacia
  • Viaje a Cuba
  • Viaje a Dinamarca
  • Viaje a Ecuador
  • Viaje a Egipto
  • Viaje a Emiratos Árabes
  • Viaje a Escocia
  • Viaje a Eslovaquia
  • Viaje a Eslovenia
  • Viaje a España
  • Viaje a Estados Unidos
  • Viaje a Estonia
  • Viaje a Europa
  • Viaje a Filipinas
  • Viaje a Finlandia
  • Viaje a Fiyi
  • Viaje a Francia
  • Viaje a Gales
  • Viaje a Gran Bretaña
  • Viaje a Grecia
  • Viaje a Guatemala
  • Viaje a Holanda
  • Viaje a Honduras
  • Viaje a Hungría
  • Viaje a India
  • Viaje a Indonesia
  • Viaje a Irlanda
  • Viaje a Irlanda del norte
  • Viaje a Islandia
  • Viaje a ISLAS COOK
  • Viaje a Israel
  • Viaje a Italia
  • Viaje a Jamaica
  • Viaje a Japón
  • Viaje a Jordania
  • Viaje a Kenia
  • Viaje a Laos
  • Viaje a Letonia
  • Viaje a Lituania
  • Viaje a Luxemburgo
  • Viaje a Macedonia
  • Viaje a Madagascar
  • Viaje a Malasia
  • Viaje a Maldivas
  • Viaje a Malta
  • Viaje a Marruecos
  • Viaje a Mauricio
  • Viaje a México
  • Viaje a Mongolia
  • Viaje a Myanmar
  • Viaje a Namibia
  • Viaje a Nepal
  • Viaje a Noruega
  • Viaje a Nueva Zelanda
  • Viaje a Oman
  • Viaje a Panamá
  • Viaje a Perú
  • Viaje a Polinesia Francesa
  • Viaje a Polonia
  • Viaje a Portugal
  • Viaje a Rep. Dominicana
  • Viaje a Rep.Checa
  • Viaje a Rumanía
  • Viaje a Rusia
  • Viaje a Senegal
  • Viaje a Serbia
  • Viaje a Seychelles
  • Viaje a Singapur
  • Viaje a Sri Lanka
  • Viaje a SudÁfrica
  • Viaje a Suecia
  • Viaje a Suiza
  • Viaje a Tailandia
  • Viaje a Tanzania
  • Viaje a Tunez
  • Viaje a Turkmenistan
  • Viaje a Turquía
  • Viaje a Ucrania
  • Viaje a Uruguay
  • Viaje a Vietnam
  • Viaje a Zambia
  • Viaje a Zanzíbar
  • Viaje a Zimbabwe
  • Apúntate a la newsletter
    CONTACTA CON NOSOTROS    info@planetaviajero.es    657 161 069
    PLANETA VIAJERO Quiénes somos Condiciones de venta Política de cookies Política de privacidad Agencia de viajes con licencia CICMA 3566
    SÍGUENOS EN:
    Quiénes somos | Términos y uso de la web | Condiciones Generales de Reserva | Política de cookies | Política de Privacidad | ContactoPlaneta Viajero / Agencia de viajes, con licencia: CICMA 3566 / C/Bordadores, 5 esc izquierda 2ºcentroPago seguro. admite tarjetas,visa, mastercard, visa electron, 4b